kit de herramientas de pre obra

Una nueva posibilidad del Pañol:

El Pañol de FUCVAM surgió como una respuesta a la dificultad para las cooperativas de acceder a herramientas y equipos especializados para utilizar en la obra, al ser muy caro su alquiler y que, por más que mejoren sensible la productividad, no pueden ser amortizados en una sola obra.

La idea, entonces, fue obtener esas herramientas por medio del Fondo del Pañol, o por donaciones o préstamos de cooperativas que terminaban de construir, y prestarlas a los grupos en obra, permitiéndoles así disponer de herramientas y equipos similares a los que usan las empresas que compiten en el mercado. Se trató, por lo tanto, de obtener elementos que las cooperativas no pudieran adquirir por sí mismas, que fueran muy útiles en la obra, y que por sus características se pudieran emplear, con el mantenimiento adecuado, en varias obras, permitiendo así amortizar su costo.

Esto llevó a adquirir andamios, puntales, guinches, sierras, soldadoras, vibradores para hormigón, etc. Las hormigoneras, que en los primeros años fueron las estrellas del equipo fueron dejadas de lado cuando se verificó su baja rotatividad, ya que, asignadas a una cooperativa, permanecían en ella buena parte del plazo de obra, al ser un equipo de uso casi permanente.

Este sistema ha funcionado bien (como lo prueba que las herramientas y equipos, apenas son devueltos, marchan a otra cooperativa) y seguirá funcionando en el futuro. Pero ahora nos hemos propuesto complementarlo con otra alternativa que apunta a ayudar a las cooperativas en etapa de pre obra. Es sabida la importancia que tiene la pre obra en el desarrollo de cada programa: como reafirmación del grupo, como entrenamiento y conocimiento mutuo, para generar la cuota “cero”, que permite arrancar las obras con plata en la caja, etc.

Para facilitar las pre obras la Federación ha conseguido salvar algunos obstáculos importantes, como son que el MVOTMA las autorice, que el BPS acepte que no generan aportes (al hacerse sólo con ayuda mutua), etc. Pero subsiste un problema, que es el financiamiento de la pre obra. En ese momento la cooperativa debe moverse exclusivamente con lo que pueda haber ahorrado, y por lo tanto todo gasto evitable es bienvenido, porque permite destinar más recursos a comprar materiales.

Por ello surge la idea que el Pañol pueda prestarle a las cooperativas que comienzan pre obra un kit de herramientas básicas que, si bien no cubre todas las necesidades, por lo menos reduzca al mínimo la inversión que deben hacer en herramientas para realizar la pre obra.   Este Kit cuenta con palas comunes, de pozos y para zanja, picos, cizalla, tenazas, martillo de carpintería, cinta métrica, metros de madera, carretillas, baldes, masetas, grifas y planchuelas.   El préstamo se efectivizaría cuando la cooperativa tenga el proyecto ejecutivo aprobado, momento en que es imprescindible que ya esté realizando pre obra, cotizando el mismo en UR. La cooperativa devolverá el mismo importe (en UR) junto a la cuota de la Federación cuando se abone el mes que corresponda al cumplirse tres y cuatro meses del inicio de obra.

Debe señalarse que esto es posible, porque esos elementos están incluidos en el presupuesto de la obra, y generalmente se imputan en los rubros iniciales correspondientes al obrador. De modo que como la cooperativa ya tiene las herramientas, el dinero destinado a ellas lo utilizará para reponerlas, de manera que se puedan prestar a una nueva cooperativa. En la primera asignación el Kit se entregará a 14 cooperativas de todo el país, las cuales tienen el proyecto definitivo aprobado y están al día con la cuota social de la Federación. Aprovechando para  comprar una gran cantidad de herramientas para bajar el precio para proveer los kits iniciales y también los futuros.

El Pañol dispondrá una parte de sus fondos anuales para comprar los kits iniciales, y luego todo funcionará como un sistema revolvente, prestando a unos lo que devuelven otros, de modo que no implicará nuevas erogaciones al Fondo de Pañol.

Equipo DAT