47 años construyendo Hábitat

Cada año, al sumar un nuevo Aniversario; desde FUCVAM seguimos asumiendo nuevos desafíos.
Nuevos desafíos que no nacen en forma aislada, sino que justamente son la continuidad histórica de ese proceso de acumulación, de esa sumatoria cultural que es FUCVAM.
Porque si queda una cosa clara: hoy la conjunción de saberes populares, posturas ideológicas, luchas y movilizaciones callejeras han formado una mística colectiva con forma de cultura. Hoy hay una Cultura FUCVAM, una forma de ser y pertenecer, una forma de hacer las cosas, de sentir y practicar el cooperativismo. Una forma que desde afuera se podrá decir si es mejor o peor que otras, pero que claramente es distinta; y de la cual estamos profundamente enamorados y convencidos; y que defendemos desde el “hacer” con muchísima fuerza.
Porque no somos lo que decimos; somos lo que hacemos. Y aquí hacemos cooperativismo de propiedad colectiva, porque sabemos que así le pegamos en el hígado al individualismo: base del sistema capitalista que nos oprime. Cambiamos el “yo”, por el “nosotros”.

Hacemos cooperativismo horizontal y solidario; y no lo decimos: lo hacemos ! Cada Jornada Solidaria es una demostración concreta de esto. El domingo pasado más de 300 personas trabajamos en Paysandú solidariamente; y casi el mismo número están anotadas para hacerlo en Montevideo, en la Jornada Solidaria del próximo 4 de junio. No son palabras, son hechos.

Y así orgullosamente, llevamos nuestras ideas y nuestra practica a los confines del mundo. Para compartirlo con los trabajadores y los más desposeídos del mundo: desde Haití hasta Zambia; desde Paraguay a Costa Rica; desde Cochabamba hasta Barcelona. Y allí están las miles de familias que hoy tienen en sus casas colgado en la pared un banderín de la FUCVAM, y en el corazón el recuerdo de un brigadista solidario.
Y los desafíos continúan: estamos a 4 días de una gran Asamblea Nacional temática: signo de madurez de un gremio que no solo discute y lucha por las reivindicaciones coyunturales, sino que debate y piensa sobre temas de largo aliento. Y los distintos colectivos orgánicos que siguen trabajando y creando masa crítica en temas del movimiento: la ayuda mutua, el asesoramiento técnico, la formación en valores, el reconocimiento de nuestras debilidades, y el empoderamiento colectivo de nuestras mejores virtudes. Allí están las decenas de compañeros militantes que asumen tareas centrales: en comisiones, en colectivos de apoyo, en la tarea de formadores.

Y también estamos, los miles de anónimos. Los que cada día hacemos este movimiento tal vez, sin ser conscientes de ello: participando, debatiendo, perteneciendo.
Hoy, para mucha gente no es un día más. Hoy es el aniversario de la vieja FUCVAM, nacida hace 47 años en un gigante chiquito en un rincón del Sur; que hoy sigue creando Hábitat y demostrando que otro mundo es posible.

Pablo Caballero